EQUILIBRIO DE HEMISFERIOS CEREBRALES: SER Y HACER

Nuestro cuerpo emocional se comunica continuamente porque somos, sobre todo, sensibles. Pero, ¿somos conscientes de ello?, ¿sabemos sentir?, ¿hay un equilibrio entre nuestros hemisferios derecho e izquierdo?

Al nacer, todos y cada uno de los seres humanos, sin excepción, somos 100% sensibles. No podemos evitar serlo porque nuestra condición humana en este cuerpo lo lleva intrínseco.

Hasta esa persona que creemos que es insensible, lleva dentro un ser humano eminentemente sensible. Pero algunas personas reaccionan disociándose de este cuerpo emocional debido a su mecanismo de defensa innato que les permite no sentir en su cuerpo el lenguaje de las emociones. Ante casos de abusos infantiles, por ejemplo, es lógico que un niño, al no ser capaz de comprender lo que sucede, ni disponer de la información necesaria para comprender, cree este tipo de mecanismo. Y es algo perfecto y natural en el ser humano. Es parte del desarrollo que más tarde llevará a cabo en esta experiencia física, y además será la palanca que le permita avanzar y comprender.

Sn embargo, llegada la edad adulta, tenemos la gran oportunidad de desaprender a no sentir, o volver a sentir.

Cuando tomamos conciencia de que el valor social está puesto sobre todo en el desarrollo de la mente lógica, y que por tanto los dos hemisferios cerebrales están descompensados, ya que la balanza está muy a favor de la mente lógica en detrimento del Ser, podemos comenzar a valorar ambos, y decidir equilibrar su uso en nuestro día a día.

En el coaching cuántico trabajamos desde el sentir como vía de avance en nuestros objetivos, deseos y propósitos. Aprendemos a alcanzar las metas desde el disfrute, con la ventaja de estar utilizando la vía más rápida, ya que nuestro cerebro está diseñado para ello.

Photo by Alex Wigan